abril 12, 2012

La Comunicación Política Centralizada. el PP y el PRO.

      
 Sumergidos en las corrientes submarinas de la actual situación de los comunicadores políticos, quería cuando menos advertir, una tendencia que viene contando no solo con varios adeptos sino que también, viene arrasando en los diferentes ámbitos de fuentes de poder. 

La reinterpretación de la red en la comunicación Política, es el resultado de un proceso de modernización; donde hay una mayor profesionalización de la comunicación de los políticos. Y en ella, la centralización de la comunicación política ya no solo es una máxima en las campañas electorales, sino que en las esferas del gobierno y de todos aquellas delegaciones a fines al partido gobernante, es la nueva tendencia habitual.

Frente a los miles de blogs personales, de cuentas en redes sociales, el auge de twitter, de facebook, etc., el lema: “Nosotros controlamos el mensaje y utilizamos los diferentes canales a favor de potenciar la comunicación de nuestro líder, es la norma básica que pareciera imponerse en los nuevos gobiernos”. – Dice Sebastian Bertran Lamas -  Director de Vab-Consulting (Investigación & Comunicación Pública)
Es como si fuera un imperativo que disciplina a todos los actores para que estos construyan y pateen para el mismo lado. Es decir, actores que trabajan y actúan en función de tirar pelotazos para el líder o el jefe que los aglutina. 

El sistema parece probado y estable. Le confiere mayores potencialidades a la hora poder establecer un mensaje político con éxito. En cierto modo, es posible que la comunicación centralizada sea mas clara, más rápida, más precisa, mas ordenada y también otorgue privilegios e independencia a quienes la establecen. En detrimento claro esta, de la subordinación y falta de autonomía de quienes la reproducen. La misma, requiere de una buena relación entre los mandos jerárquicos (diferentes directores de prensa, de departamentos de comunicación, community managers, etc.) a fin de aceptar con lealtad la comunicación de las decisiones políticas y poder reproducirlas con absoluta fidelidad.


Dos casos que me han llamado poderosamente la atención y que son ejemplo de la comunicación centralizada, lo constituyen el gobierno de Mariano Rajoy en España y la jefatura de gobierno de Mauricio Macri en la ciudad de Buenos Aires.
En el primero de ellos, todo lo que tengan para comunicar los diferentes presidentes de comunidades, los distintos alcaldes y otros funcionarios del PP, pareciera definirse de antemano en las sedes de Moncloa. Nadie parece alzar la voz en términos discordantes ni salirse ni un ápice del argumento planteado desde el gobierno. La imperiosa necesidad de pilotar un país con mas de 5 millones de parados, exige al menos el intento de parecer un gobierno fuerte, unido, con un liderazgo solidó e indiscutible. 
La máxima de García: “Cuando hay un incendio las ordenes no se discuten” es la dominante de pies a cabeza en todos los estamentos de poder del Partido Popular.


En el segundo, a excepción de alguna que otra personalidad excéntrica (como podría llegar a ser la del ministro de cultura: Hernán Lombardi) el resto de miembros y funcionarios del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, prácticamente ven confinada su comunicación política a los relatos testimoniales o descriptivos. Todo se decide y se baraja en la sede de Bolívar Nº 1, desde donde se vigila férreamente la actividad de comunicación de todos sus miembros. 
Hay que saber diferenciar: no negamos que hayan mensajes políticos por diferentes miembros (Horacio Rodríguez Larreta – Santilli, etc.) sino que la presencia de los mismos, esta dada en función de la aprobación o no del centro de comunicación política del jefe de gobierno.

En ambos partidos (como en muchos otros que rige la misma red de comunicación) y a falta de grandes internas, la lógica totalitaria: “Todo dentro de lo que aquí se comunica y nada por fuera de ella” pareciera imponerse con total y absoluta normalidad. Es la lógica que todo consultor político aplicaría en estos tiempos.
 

Ahora bien, pero… y que pasa con lo segundos mandos intermedios? Que hay con otras personalidades del partido que tienen y desean mayores aspiraciones políticas? Que pasa con los intendentes con intenciones de vuelo propio? Que pasa con los ministros que tienen aspiración  o proyecciones políticas?
Tienen derecho, pueden y deben ejercitar una política de comunicación política propia? Una comunicación que lógicamente este armada en función de sus atributos, de sus cualidades, de sus fortalezas, de su historia y de sus condiciones individuales.
O deben, como en mucho de los casos actuales, contentarse con una comunicación testimonial, abocada a la presencia en los medios de modo que no genere contenido o si (cuando se decida en Bolívar) con ninguna definición política?

Todo a veces pareciera relativo. Se les sube o se les baja el pulgar según se decida en la casa de gobierno de la ciudad.

Es decir, no dudamos de las ventajas que confiere el tener una red centralizada de comunicación política, solo nos animamos a puntualizar, que debe existir al  menos un espacio donde confluyan los actores afectados por la actividad política de gobierno. Una mesa de coordinación de comunicación integrada por representantes de estos miembros, donde se puedan reflejar todas las partes y así poder potenciar el logro de objetivos en común, a partir de tener en cuenta las fortalezas y debilidades de cada uno de sus miembros.

La política sea quizás, el ultimo refugio donde todos los clichés de las organizaciones en materia de comunicación (a saber, la importancia para que los individuos puedan comunicar sus sentimientos, sus opiniones, sus percepciones y motivaciones) deben imperiosamente dejarse de lado. Pero ello no implica que una buena gestión de la comunicación centralizada, deje de potenciar todos los mejores atributos y fortalezas de casi todos sus miembros. Y para ello, es necesario un espacio que discuta las mejores estrategias argumentativas en función de la calidad de los miembros y actores que la componen.
De este modo, recobraría fuerza y espacio la labor del comunicador político como figura importante y en alza en cualquier estructura de gobierno, formando parte de esta mesa y teniendo un horizonte mayor de mercado laboral para ofrecer sus servicios.

abril 10, 2012

Dos libros nuevos de Cesar calderón y Luis Arroyo,

Dos libros recién salidos para recomendar.

El primero de Cesar Calderón: 

Otro Gobierno


 Compartimos un video donde el mismo Cesar explica el contenido:


 El segundo, Luis Arroyo nos propone:

El poder político en escena

 

¿Qué tienen en común el aullido de los lobos al salir de caza y los políticos invitados a un programa de entrevistas o los candidatos presidenciales que debaten en televisión? ¿Por qué cuando se habla de política, cuantas más pruebas ofrecemos a alguien de que está equivocado más se refuerza en su posición? ¿Qué diferencia a conservadores y progresistas? ¿Podemos modificar la manera de ver el mundo cambiando las metáforas y marcos que utilizamos para describirlo?
El poder político en escena es una crónica sumamente original de las bases, la historia y la práctica de la representación política. El viaje comienza con las similitudes del comportamiento político humano y el de otras especies animales, continúa con las peculiaridades del perezoso y tramposo cerebro al percibir la política, y termina en la configuración de las corrientes de opinión colectiva y en las prácticas rituales y simbólicas de los líderes para narrar sus historias. Las abundantes investigaciones revisadas se ilustran con decenas de ejemplos y con vibrantes descripciones históricas de cómo los líderes políticos seducen a su público.

abril 06, 2012

Conferencia de Amado Boudou.


     El mundillo político argentino se encuentra de fiesta u azorado por lo acontecido en el día de ayer: Amado Boudou, Vicepresidente, llama a conferencia de prensa para anunciar que en realidad va a ser una comparecencia frente a los medios.

Para ser honestos, no es nada que nos sorprenda dentro de la estructura de comunicación planificada desde antaño por el Gob. nacional. Desde que asumió Néstor Kirchner, nunca o casi nunca se dieron conferencias de prensas con ternas de preguntas y, muy a pesar de todas las máximas de los consultores políticos para salir airosos de estos invites con la prensa, el Kirchnerismo es una maquina mortal de acumulación de poder y de triunfos electorales.

Saldada la primera deuda critica, el argumento obedece al intento de dar respuesta a las siguientes preguntas:
Es una estrategia adecuada la politización  de las denuncias judiciales que pesan en su contra?  Se esta llevando a cabo con éxito la estrategia?


Mientras que la causa judicial va por sus lógicos causes internos: a saber, el intento de probar los negocios en común entre Boudou y Vanderbroele, la estrategia de comunicación fue la que todos conocemos: Todo, incluso la debilidad institucional de la justicia Argentina, es orquestado por la “Corpo” en detrimento del gobierno nacional y popular.

Nada nuevo si también nos atenemos a todos los diversos problemas que fue enfrentando el kirchnerismo a lo largo de sus sucesivos gobiernos. Lo que si cabe preguntarse entonces, es posible dar un curso de acción de comparecencia sin la anuencia de la viuda de hierro? Por lo que poco que intuimos y sabemos todos, es que nada se hace por fuera de su aprobación y consentimiento, ya que ella y solo ella es la depositaria única de ese fastuoso 54% que aún perdura en la mente de todos los analistas políticos. Pero y entonces… si la estrategia de politización del caso Boudou es compartida por la presidente, como puede comprenderse la soledad del Vice en la actual comparecencia? 

Pareciera en principio, que estamos frente a una primera etapa de la estrategia. Primero politizas la situación y luego vamos en silencio y por debajo a la recusación del juez que entiende en la causa.




Pero si en política: “No solo hay que ser, sino parecer” porque no se vio una imagen de unidad. Ministros, secretarios, subsecretarios y porque no, hasta la mismísima viuda presidencial en algún segundo plano? Si lo que busco es condicionar a los diferentes actores ya sean políticos o judiciales y, estoy convencido de que es un ataque de la “Corpo” a un fiel hombre del gobierno, la comparecencia de un Boudou en clara compañía con un fuerte gobierno detrás respaldándolo, hubiera significado cuando menos un verdadero dolor de cabeza para todo aquel actor (incluso judicial) que se precie de querer enfrentarlo.


En su lugar, y muy al contrario de lo que todos entienden como se  maneja el kirchnerismo en estos casos. Me refiero a la máxima de nunca jamás entregar a ningún soldado de primera línea, Boudou se mostró solo, nervioso, transpirado y hasta me animaría a decir, bajo el influjo del cumplimiento de órdenes vaginales.


Si, la mas clara explicación posible, es que su comparecencia en solitario es mas un producto de una mujer despechada, que al de una estrategia política consensuada por todo el gobierno. Vamos, como un acto de escarmiento publico que solo una mujer herida le puede exigir a su actual compañero.
“A vos te elegí yo solita y a mi me vas a dejar bien parada, cueste lo que cueste” – pareciera reprocharle en la intimidad CFK a su otrora y flamante compañero de formula. “Que lindo es tener vicepresidente, estoy tan contenta” serán las palabras que aun resuenen en su mente, antes de tener que presenciar estos escándalos.

No obstante, la estrategia no es tanto por discutir si es la acertada o no, sino en el como se viene implementando. Esta claro que por pasiva y por activa, cualquier ataque a su niño mimado es un ataque directo a su legitimidad política. Y así lo entiende CFK en estos días. Pero también así lo deben entender los demás miembros del gobierno nacional, que nos ensordecen con sus constantes manifestaciones de apoyo. Como no soltarle la mano al Vice sin caer en el cuestionamiento a su adorada y eterna jefa presidencial es a la pregunta que se someten varios de ellos. La respuesta de zapatitos blancos será el silencio, lo cual ya es bastante decir.

Mientras la opinión publica parece implacable con Boudou, hay quienes hubieran suscitado otro tipo de argumentación en su comparecencia.  Un plan más institucional, más propio de un vicepresidente. Que tal una declaración de este tipo:

“Estoy muy tranquilo con mis responsabilidades, que durante todos estos años la vengo ejerciendo con mi mayor sentido del compromiso al gobierno y a los ciudadanos, a los cuales debo mi mandato. A ellos, quiero decirles que reitero mi mayor voluntad de esclarecer ante la justicia, en la cual confió plenamente, cualquier situación en la que se involucre mi nombre. Es mi deber como vicepresidente, ser el primero en acudir y colaborar con la justicia”.

Esto es lo que argumentativamente hubiéramos propuesto para que un Vicepresidente declarase en estas ocasiones. Es decir. “Comunicar para la posteridad, mientras accionamos para la realidad” – nos advierte Sebastian Bertran lamas – Director de Vab-Consulting (Investigación & Comunicación Pública).

Con este horizonte, deberíamos planificar terminar en la corte suprema de justicia, ganando tiempo y adeptos para favorecer la máxima Abal Medinista: este caso terminara como el Skanska