mayo 13, 2010

El legado de "UREÑA"



   Hace unos días, participaba en el blog de “todo marketing político”. Allí  se planteaba: cuales eran los principales argumentos con los que cuentan los consultores, a la hora de convencer a los diferentes políticos para ser contratados. Además de mi pequeño aporte, hoy quiero mostrar otro ejemplo muy claro.
El domingo de descanso, luego de unas crujientes tostadas con mermelada y, por supuesto el famoso Capuccino con espuma, me aboque a la inmensa tarea de intenta leer material que llega a casa: publicidades, revistas, libros, anuncios, etc. Todo con la prisa justa, antes de que empezara la carrera.
Me llamo la atención, el siguiente anuncio impulsado por Montilla en el transcurso de esta semana:


   Ahora me gustaría que lo lean (hacer click sobre la imagen) con atención y detenimiento…Siempre y cuando, nadie se duerma en el intento!!!! Es decir… pasaron del 4 párrafo? Alguien puede decirme cuanto dinero van a invertir en el POL?
En principio, este tipo de documento es compartido con los militantes del mismo partido, luego se hace masivo. En todo caso, este constituye uno de los mejores ejemplos para justificar nuestra existencia en materia de asesoramiento político.
Aquí recordé, la bien apreciada economía de la atención, pero por sobre todas las cosas, el famoso legado de “Ureña

Es decir, en un solo afiche intentar decir 7 conceptos o ideas (30 en este caso) para ser visualizadas en 1 minuto, es una pérdida de tiempo. Conclusión: 0
La audiencia: Pasa de  página - No recuerda datos - No recuerda cifras - No hay conflicto por tanto no hay conexión - NO habla del nosotros - etc.…. Podría seguir enumerando los infinitos errores que lleva implícito este modelo de vender este mensaje.

Por tanto, un modo distinto y más acorde con los tiempos actuales de comunicación política, seria el siguiente:

Reduce todo cuanto quieras comunicar a 3 conceptos o ideas como máximo, pues solo tienes 1 minuto para captar la atención, para conectar y para convencer.





   Recuerda, el legado de “Ureña” es sutil, sencillo pero tremendamente efectivo!!!


mayo 12, 2010

Lo pediste, te lo recomendamos:





"Fantástico libro” - Como suele decir un amigo muy querido del barrio… “Pequeño pero imponente”.
Es decir, de un modo preciso, puntual y sintético, cautivamente asistimos a una concentración de términos y conceptos que serán los que marquen nuestros pensamientos venideros en la comunicación política.
No obstante, Antoni gutierrez- Rubí nos alerta sobre aquello que de un modo u otro – para ser sinceros, de un modo menos científico – las sociedades preexistentes conocían de antaño: el mundo de las emociones.
El desafío esta planteado: en el priming del relato mediático, en la preponderancia de la imagen, debemos ser capaces de retomar lo específico del discurso político, transmitiendo valores que generen emociones capaces de identificarnos con lo político.
El reto nos espera, la comunicación emocional no ah hecho más que empezar.
En hora buena por este gran aporte!


Pd: descargar del título.

mayo 09, 2010

Como conectar: los 10 mandamientos del lenguaje.


     Muchas veces en materia de comunicación política, nos referimos al principio de las 3 CCC (Conecta, Comunica, Convence) como una regla universal.


Regla que nunca puede ser omitida en uno de los pasos más importante de toda  campaña política: LA CREACIÓN DEL MENSAJE POLITICO
Mas adelante, me referiré con especial atención a todo lo minucioso que debemos ser en esta materia, por ahora… solo quería compartir la siguiente apreciación.

La idea de conectar no hace más que referirnos a la idea de buscar o captar o sentir cual es el deseo del otro.  Esta conexión, esta detrás del intento de responder a preguntas (como estas a la hora de acercarnos a nuestros votantes): Como hablan? Donde hablan? Cuando le hablamos?

En cierto modo, los políticos como las marcas, operan sobre nuestros deseos, sobre la satisfacción de nuestras necesidades o sobre la creación de las mismas (inexistentes o latentes de momento)
La habilidad o el éxito político consiste entonces,  en posicionarse: “Un político jamás se corre de la escena” (nos comenta - Mari Borovich) siempre interpreta el significante, el deseo del otro en tanto ocupa la posición demandada".
Entre tantas técnicas para reinterpretar el deseo del otro, hoy me quiero centrar en una muy simple y sencilla de recordar: la ubicuidad de los términos a utilizar en el lenguaje verbal:
“Debemos prestar especial atención a las palabras que utilizamos, pues de ello dependerá la posibilidad de conectar con nuestros votantes” nos advierte Sebastian Bertrán Lamas - Director de Vab- Consulting.


Vivimos en un mundo saturado de mensajes e informaciones, donde elevar el tono de voz o interrumpir con más capacidad de emitir mensajes, no nos garantizan la posibilidad de conectar. 

   Desde de 1923 que FREUD, lo tenía muy claro:
“En tanto el lenguaje es lo que permite el paso del inconciente al conciente. En tanto las ideas se sitúen en el primero serán desconocidas, por eso una de sus reglas primordiales: 
"DIGALO EN VOZ ALTA”, nos confirma lo siguiente: en la medida que utilicemos las palabras justas para nuestro auditorio, intentamos conectar con aquellos deseos inconcientes convertidos en demandas por el lenguaje. Este ultimo y sus recursos, nos permiten ponernos en contacto directo y profundo con los sentimientos nuestros y del otro. Aquí, además de la empatía, de lotros factores y, de la comunicación no verbal principalmente, es donde opera la conexión”

EL PROBLEMA DE LAS PALABRAS, ES QUE TIENEN VIDA PROPIA - J. S..



Hemos de buscar palabras que emocionen y que nos pongan en relación directa con quienes nos perciben: valores, sueños, historias y experiencias compartidas, cobran fuerza a la hora de tener en cuenta los 10 mandamientos de la comunicación verbal:

  • Utiliza palabras que tengan capacidad de unir a la gente a pesar de sus diferencias, intentando categorizarlos en un terreno común. Esto genera compañerismo y sensación de implicancia en objetivos compartidos: “Una y otra vez, generaciones anteriores y ahora la nuestra,  se han levantado y han hecho lo que tenían que hacer, ahora más que nunca: es tiempo de que hagamos juntos”
  • En general, intentemos añadir palabras que conecten con la típica  experiencia historica del ciudadano medio en el país que nos encontremos, mostrando que tenemos los mismos sueños, las mismas frustraciones que la mayoría de los ciudadanos.  Debemos intentar crear una sensación de nosotros en nuestros términos. “Un padre que habiendo perdido su trabajo, no cesaba en su lucha para conseguir medicamentos para su hijo” -  estos son problemas reales que nos identifican – nos recalca Sebastian Bertrán Lamas
  • Nútrete de las referencias bíblicas, puesto que nada tiene que ver con la pretensión de verdad - nos comenta  Diego Roger - "como elemento constitutivo de la ficción, nos permite conectar verdades ancestrales con nuestra historia nacional y, por supuesto, con lo que nuestro candidato cree". (repito, según el país donde te encuentres)
  • Reconoce de forma clara y directa, cuales son los problemas que nos dividen y que nos imposibilitan crear lazos y fortalecer los intereses comunes. En definitiva: recuerda la regla de las tres RRR: RECONOCE - RECUERDA - REACCIONA: es decir, muestra que tienes la capacidad de reconocer los problemas de la gente, de recordar todos los detalles posibles de dichos problemas y, por último, de tener la capacidad de reaccionar frente a ellos. “La regla de la triple RRR, constituye el entramado principal en el discurso que establezcamos, buscando las palabras adecuadas que focalicen estos tres aspectos – nos recuerda Sebastian Bertrán Lamas”
  • Aclara y subraya las palabras al repetirlas, focalizando en los temas claves. Esta técnica te garantizara al menos, el intento de hacer recordable tus palabras.
  • Puedes dotar a las palabras inanimadas ideas o características humanas, es decir: intenta ligar emociones a las ideas o a las imágenes. “Todas las casas de la calle estaban durmiendo”.
  • Siempre que compares o yuxtapongas conceptos o palabras: no te olvides de incorporar la analogía entre el: YO –NOSOTROS Y USTEDES- de este modo contribuirás a ganar credibilidad y autoridad en tus aportes. “Mientras ustedes y yo estamos aquí en este acto, hay niños en la mas absoluta miseria, en los rincones de nuestra ciudad, pidiendo limosna… etc.”
  • No te olvides de utilizar palabras fácilmente reconocidas por todos, pertenecientes a ciertos personajes públicos cuidadosamente seleccionados: “Que te pasa clarín, estas nervioso”.
  • Si son mujeres, utiliza palabras y conceptos que giren en torno a : “amor”, “desde el corazón” y “para los niños”
  • Por útimo, para finalizar... utiliza palabras que denoten “Fuerza – tenacidad, lucha inquebrantable” dejando a los que te perciben: en un tipo de estado inspirado y emocionalmente motivados.

Por tanto jóvenes consultores… en nuestro próximo encuentro me referiré los artilugios de la comunicación no verbal pero, por ahora:
Hacer un esfuerzo con el lenguaje, pues sin su utilización adecuada corremos el riesgo de caer en la “A- Versteheny, por tanto,  de vernos imposibilitados de lograr la mas preciada de todas las creaciones: LA CONEXIÓN EMOCIONAL!!!

Ernesto Laclau en la Facultad de Ciencias Sociales




Conferencia Magistral de Ernesto Laclau en la Facultad de Ciencias Sociales

En el marco de las actividades por el Bicentenario que vienen organizando la Facultades de Ciencias Sociales y Filosofía y Letras, el Dr. Ernesto Laclau dictará el 10 de mayo a las 19 hs en el Auditorio de la sede de Parque Centenario, Franklin 54, la conferencia “Discurso, antagonismo y hegemonía en la construcción de identidades políticas”.

Laclau es un reconocido especialista argentino en filosofía política y se desempeña como profesor de Teoría Política en la Universidad de Essex (Gran Bretaña) y en la Universidad Estatal de Nueva York (Estados Unidos). Entre sus obras se destacan Política e ideología en la teoría marxista. Capitalismo, Fascismo, Populismo (1977); Nuevas reflexiones sobre la revolución de nuestro tiempo (1990); La razón populista (2005). También es coautor con Chantal Mouffe de Hegemonía y estrategia socialista: hacia una radicalización de la democracia (1985), y con Judith Butler y Slavoj Zizek, de Hegemonía, contingencia y universalidad (2000).

En su obra Laclau, ha llevado adelante una profunda crítica al esencialismo filosófico y desarrollado un análisis del pensamiento marxista que ha suscitado importantes polémicas. En su análisis se traslucen las influencias filosóficas de Gramsci, Lacan, Derrida y Foucault, entre otros. Desde estas tradiciones, se propone repensar la política y las relaciones entre los actores, teniendo como concepto articulador a la idea de “antagonismo” para elaborar una teoría que ubica a la hegemonía como categoría central.

Laclau es graduado en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires y Doctorado en la Universidad de Oxford. En la Argentina fue docente junto a Gino Germani y José Luis Romero, militó en la izquierda nacional y, en 1969, mediante una beca en la Universidad de Oxford viajó a Inglaterra para desempeñarse junto a Eric Hobsbawn. Sin dudas, su trabajo ha sido y sigue siendo una referencia ineludible para los docentes y estudiantes de ciencias humanas y sociales. En junio del 2009, el Profesor Laclau, recibió el Título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Buenos Aires por iniciativa de la Facultad de Sociales.

Área de Comunicación Institucional
Secretaría de Proyección Institucional
Facultad de Ciencias Sociales, UBA
M.T. de Alvear 2230 of 204, CABA.
4962-3913 4508-3800 int 187

mayo 03, 2010

“Lo pediste, te lo recomendamos: La inteligencia Fracasada"


En esta ocasión, compartimos un clásico de la filosofía moderna:


.


     Puesto que hay una teoría científica de la inteligencia, debería haber otra igualmente científica de la estupidez. Creo, incluso, que enseñarla como asignatura troncal en todos los niveles educativos produciría enormes beneficios sociales. El primero de ellos, vacunarnos contra la tontería, profilaxis de urgente necesidad.» Así comienza este nuevo libro de José Antonio Marina, que intenta responder a preguntas que todos nos hacemos. ¿Por qué nos equivocamos tanto? ¿Por qué nos empeñamos en amargarnos la existencia? ¿Por qué las personas inteligentes hacen cosas tan estúpidas? ¿Por qué tropezamos cien veces en la misma piedra? La última y pedagógica pesquisa de nuestro investigador de cabecera, uno de los pensadores más leídos e influyentes de nuestro tiempo.

    El autor, intenta “reducir la vulnerabilidad humana”,  donde la inteligencia es nuestra salvación, y la estupidez nuestra gran amenaza. El fracasó de la primera se da cuando es incapaz de ajustarse a la realidad, imposibilitando su gran objetivo: la felicidad.







mayo 02, 2010

El Gobierno Vs Clarín: El deseo, la identificación y el fascinamiento

EL DESEO…
                       "Toda realidad está basada en y es definida por el discurso". 
Lo que deducimos en la articulación del discurso de ambos actores, como nos diría Juan José Saer, es la pretensión de  verdad. En el mismo, ambos conllevaron  lo ficticio como herramienta de trasfondo en sus enunciados.

El grupo Clarín, en tanto y en cuanto enarbola las banderas de la libertad de prensa, lo único que hace  “es gritar a viento y marea, que lo están mandando solo al paredón del fusilamiento al ir en contra de su monopolio”.  Es decir, al mejor estilo Freud, en donde el inconsciente  es la sede oculta de los instintos, debemos interpretar con su mensaje que es lo que nos quiere decir clarín. Lo que en termino de Lacan seria: comprender el mensaje oculto del analizante (aunque el recomendaría que se oiga el mensaje que se está dirigiendo  el inconscientemente a sí mismo.)

    En tanto el Gob., al realizar la sobre promesa: “Una ley para que hablemos todos”, aportando en su discurso cosas que nada tienen que ver con lo verdadero, puesto que pone en la Antropología especulativa, las pretensiones de hacia donde se tiene que ir. Es decir, mientras el primero intenta llevar la discusión a un terreno que no era claramente la cuestión de fondo (nadie puede decir que este gobierno es una dictadura pese a sus grandes rasgos autoritarios) el segundo, “emboco de lleno el significante pretendido por las masas.” -  nos advierte Sebastian Bertrán Lamas (director de Vab- Consulting)
La cruzada antimonopólica, de un modo u otro ocupo el significante (la falta de lo que  la masa reclama) de una manera u otra: igualdad para todos, no privilegio para nadie y que no se concentre  el poder de la información en unos pocos. Es decir, cumplió con la primera regla a tener en cuenta en cuanto a la formulación de un discurso con llegada, un discurso que tenga gancho. Lisa y llanamente supo encontrar el deseo en la confrontación discursiva. Deseo que por provenir de un Gob., (estructura política) tiene pretensión de totalitario (que es lo que clarín no supo advertirnos, pese a que lo intento por todos los medios, confundiendo la pretensión de este último, con el espíritu de la ley).
En términos de LACLAU, este significante se nos presenta como vació, en tanto es  esta ausente, porque hace falta. Por tanto en la pretensión de universalidad el Gob. se dedico a la tarea de hegemonizar: ocupar ese espacio, ese vació, completar esa falta. (Sanción de la ley y, confrontación contra el poder de los medios.)
En términos de LEFORT, el Gob. ocupo el lugar de sujeto saber y poder, poniendo de relieve que esta ruptura, del  status quo, no es más que una muestra clara de la indeterminación radical (democracia salvaje) a la que esta condenada la democracia en tanto los movimientos sociales (y sus correlativas expresiones en el poder) cuestionan una y otra vez el sentido de lo adquirido. (En este caso, el monopolio en los medios de comunicación.)


LA IDENTIDAD…

Es clarín quien intento en todo momento detrás del velo de la libertad de expresión defender su libertad de empresa y, este discurso, fue de un modo u otro percibido por la OP, que claramente no tomo partido por su postura. Es percibido en tanto y cuento formamos parte de lo real. Es decir, en términos  lacanianos: en la pretensión del diario por representar al mundo de modo exhaustivo (acción condenada al fracaso) siempre hay algo que queda afuera del campo de la simbolización, que es infranqueable, pero a que a su vez, ese algo (lo real)  nos permitió a todos entender que el discurso de clarín a todas las voces no era el que se  correspondía con sus verdaderos intereses.
Es decir, el diario no logro identificarse con la masa, ni con sus colegas de profesión (que hemos visto, reconocían la necesidad de una nueva ley) puesto que todos ellos[2], en ningún momento pusieron  en duda que con esta ley se cercioraba la libertad de expresión, o se producirían menos inversiones económicas, o estábamos frente a un gobierno dictatorial, etc. (Como pretendió hacernos creer el gran diario argentino.) Fueron tantas y tantas publicaciones diarias haciendo mención a tantas cosas a la vez, que la OP perdió la posibilidad e saber cual era el argumento principal del diario para oponerse a esta nueva ley. “Es decir, se mostró tanto que al final, el público no vio nada.” -  Nos comenta Sebastian Bertrán Lamas[3]
      Distinto fue la estrategia del Gob., logrando la identificación plena al politizar el discurso dejando entrever de manera chistosa (logrando que el significante tenga significado a diferencia de lo que nos propone FREUD) “QUE TE PASA CLARIN ESTAS NELLLVIOSHOOO!!!” que confrontarían con clarín.  De un modo u otro, pone sobre la mesa de modo claro: hacia donde se dirige su mirada, particularizando al contrario, efectuando un discurso corto y directo con un trasfondo  antinómico (nosotros o ellos). En términos de LACLAU, la identidades que no son más que elementos que adquieren su significación a partir de posiciones diferenciales y si estas, no son mas que un conjunto de diferencial es necesario imponer una frontera para delimitar que esta dentro y que no (o clarín o nosotros). Es necesario (y no soy Carlos Menem) entonces, el exterior constitutivo que representa de un modo u otro la amenaza (el monopolio en este caso). El orden, lo justo, lo igual esta amenazado por esta exclusión radical (el monopolio de clarín) otorgando a lo político la triste metáfora del mito de SÍSIFO, en tanto excluye y cierra, una tarea necesaria y eterna.

LA FASCINACIÓN…

En cuanto a clarín, es evidente que a lo mejor si solo miraríamos su publico cautivo, podría haber generado algún tipo de fascinación, pero nos arriesgamos a concluir, que en falta de dos etapas bien marcadas de modo exitoso en nuestro DIF (Deseo, identificación y fascinación), es decir, en la incapacidad de haber acertado con el deseo y la identificación, de que tipo de  fascinación estaríamos hablando en términos freudianos? No hay individuos que estemos frente a comportamientos colectivos que hicieran a un hombre actuar, pensar de modo a distinto a su forma habitual de hacerlo. En el caso de existir una fascinación, era por intentar develar hasta donde el gigante de los medios proseguiría con su batalla a solas  contra el Gob., batalla quijotesca si las hay, pero condenada al fracasó absoluto en tanto y en cuanto en este caso, el Gob. Parece ocupar ese espacio que demandan los más débiles Su publico asistió a diferentes tipos de argumentaciones que jamás hicieron hincapié en la real naturaleza del problema, lo cual generaba un sentimiento de que no le estaban diciendo el trasfondo de la cuestión. Hecho sin duda no menor, para generar la fascinación en un tema de esta importancia. Quien querría gritar a dos voces la defensa del monopolio? (en tanto todo lo que este representa en su concepción negativa ligada a la década de los 90´) Y esto que clarín lo intento todo: igualar la ley de medios con la dictadura, con el Chavismo, con términos peyorativos… sin embargo en la OP pesaba la idea de que representan el monopolio en la información y a una de las empresas con mas trayectoria en el país, pero  también y, como bien supo deslizar y filtrar el Gob., ligada a sendas y cuestionadas dictaduras argentinas.

Podríamos tener dos lecturas: una claramente que el Gob. Logra la fascinación en cuanto posibilita la sugestión en todo el bloque oficialista (más algún que otro independiente) que le permitió sancionar la ley. Aunque aquí aparecen cuestiones ligadas a la fidelidad partidaria, el uso de la coacción en los repartos co participativos de dinero (recordemos caso senadora radical del chaco) y otras cuestiones, en general el Gob., tuvo la capacidad conformar un bloque sólido.
El único reparo que podríamos mencionar, a partir de haber logrado en su discurso las dos primeras etapas de nuestro DIF, le resultaría muy extraño no poder cumplir con la tercera, aunque: si bien se reconoce  la necesidad de una ley nueva, algunos manifiestan su acérrima oposición al modo en que se implemento la sanción de la misma. Es decir de un modo u otro cumplió esta etapa pero creemos (a nuestro humilde modo de ver) que gran parte de la OP no se identifico del todo en el modo de llevarlo a cabo. Logrando una fascinación parcial, no pudiendo universalizarla desde su lugar de representación del conjunto de la sociedad.

Conclusiones:
                         
El debate que Clarín pretendía dar no se debió centrar en sus intereses económicos vulnerados, buscando aliados y negándole espacio a sus detractores, sino en un correcto tratamiento del tema a partir de una consideración objetiva del mismo, es decir, debió haber atendido a aquellos artículos que pueden presentar una traba para la libertad de expresión como aquellos artículos que conllevan un avance en este campo y, debió permitir que se expresaran tanto  quienes están en contra como quienes están a favor Esto último no se vio ni una sola vez en el ultimo año.
      En lo discursivo, no se percato del  error (que a su vez, fue su mejor arma) que el Gob. había puesto de manifiesto: la sobre promesa. Es decir si bien el Gob. sobre prometió todo lo que estaba a su alcance: fútbol gratis para todos en todas las casas, producción y trabajo nacional a granel, desarrollo federal desde tierra del fuego hasta Ascochinga, es decir esta ley se convirtió en la llave mágica capaz de solucionar todo, la ley que  curaría todos los malestares.
Como tal, en toda sobre promesa hay un grado de exaltación de los beneficios sobre determinado productos o servicios, o cualidades o mejoras que costarían asimilar. Por Ej. si decimos “vamos a dar de comer a todos los argentinos” como slogan (en tanto breve, dice pero no dice)  puede resultar o no, pero desde ya a cualquiera le saltan las alarmas, puesto que vemos en él, una pretensión ambiciosa difícil de llevar acabo. Es decir, la sobre promesa es un camino de ida, porque cuando el ciudadano o el consumidor descubren el engaño tiene una reacción inmediatamente opuesta. Las personas saben que quienes sobre prometen mienten. Es acá donde clarín debió hacer hincapié.  Clarín debe seguir explotando su condición de gigante que enfrenta a un Gob.  De rasgos autoritarios e intentar instalar en el imaginario colectivo (o construir la realidad con sus recursos simbólicos e imaginarios) la genial frase con que Luisa Simpsons se despide en un capitulo dedicado a los medios de comunicación:
“Ahora ya no tenemos un solo medio que lo domina todo, sino un montón de opiniones sin valor que no le interesan a nadie” Aunque cabria la duda preguntarse, se convertirá clarín en un psicótico Perverso?
      Sin embargo, lo paradójico del tema, es que la misma sobre promesa (por parte del Gob.) es lo que genera la ilusión, lo que posibilita  que nos conformemos en  masa, en tanto   nos sentimos potencia, somos accesibles a la retórica y exaltamos nuestros sentimientos. Es esa sobre promesa (el interés común = medios para todos), ligada a la sugestión del caudillo (cristina: al enunciar “No consulto ni al papa, menos voy a  consultar al GEO de clarín) la que produjo, en parte,  el consenso suficiente sobre la necesidad de abordar una nueva ley de medios. 

Es esa misma sobre promesa la que se relaciona una y otra vez con el deseo, en tanto queremos tener los que nos falta: Un Gob. que vaya contra el poder, que no permita los monopolios que y, sobretodo, que establezca una nueva ley de medios plural, que implique  responsabilidades sociales,  que aunque el periodista o los medios sean libres para informar, estén obligados a hacerlo con transparencia, veracidad y conciencia del poder que tiene la prensa.

                                                                                    Sebastian Bertrán Lamas
                                                                                      Director de Vab- Consulting


[1] LACAN
[2] Perfil, La Nación, etc.
[3] Frase celebre emitida por Mario Borovich (cátedra “ Comunicación Política” de  Fsoc)
 

    
-->

mayo 01, 2010

1 de mayo "Día del trabajador"

   En la memoria de los obreros ejecutados el Primero de Mayo de 1886, se festeja en varios países del mundo “El Día del Trabajador”.

Conocidos como "los mártires de Chicago" y dirigidos por Albert Parsons, 80 mil empleados protestaban, en aquella época, por una reducción en la jornada laboral a 8 horas diarias. Pronto, se sumaron a esa demanda 350 mil trabajadores de toda la Unión Americana y, con ello, el reclamo se transformó en una huelga nacional que afectó a más de mil fábricas.






En la Argentina, si bien tenemos data desde 1890 de su festejo, no es con la llegada de Juan Domingo Perón, que el Día del Trabajador se transforma en un culto sagrado para todos aquellos que trabajamos.
Que me corrija mi madre, mi tía o mi padre, pero seguramente mis abuelos acudieron a aquellas multitudinarias plazas, donde se esperaba con regocijo y algarabía las palabras de nuestro líder. Palabras que auguraban la reducción de la jornada laboral, leyes sociales y, por sobre todas las cosas, la dignificación del trabajador
Así, cada 1º nuestros trabajadores toman las calles en un intento de recordarle al poder establecido que existen, que no se resignan a ser un número del engranaje productivo, que tienen ilusiones, que tienen un pasado y que piensan en un futuro para sus hijos. Junto a estos trabajadores, se encuentran nuestros desocupados, parte importante de nuestro país, que día a día se dignifican con el intento de salir a buscar empleo. Hombres y mujeres que, con su que hacer diario y esfuerzo anónimo, fortalecen el espíritu de la sociedad, dignificándonos como personas.
A todos ellos ( y a mí tambien por supuesto), quiero reivindicar en este día, con mi más sincero respeto.


Plaza de mayo, 1949.


Queridos compañeros:

Un nuevo Primero de Mayo nos encuentra reunidos a los que luchamos por hacer de nuestra hermosa tierra argentina una Nación socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana.

Desfilan por nuestra imaginación y por nuestro recuerdo los días vividos a través de las etapas reivindicatorias de la Patria que comenzaron en junio de 1943.

Primero, las reformas que fueron como la iniciación y la siembra de la simiente que había de cristalizar y florecer a lo largo de la trabajo y sudor argentino.

Después, el gobierno, nuestro gobierno, el gobierno del pueblo, el gobierno de los descamisados, el gobierno de los pobres, de los que tienen hambre y sed de justicia. Por eso, en esta plaza, la histórica, Plaza de Mayo de todas nuestras epopeyas, han latido al unísono amalgamados en un solo haz todos los corazones humildes que por ser humildes son honrados, son leales y son sinceros.

Después, la Constitución; la Constitución justicialista, que ha hecho de la tierra argentina una Patria sin privilegios y sin escarnios; que ha hecho del pueblo argentino un pueblo unido, un pueblo que sirve al ideal de una nueva Argentina, como no la han servido jamás en nuestra historia.

Esas tres etapas vividas por el pueblo argentino: la reforma, el gobierno y la constitución argentina, nos han dado un estado de justicia y un estado de dignidad y nosotros los transformaremos en un estado de trabajo.

Se ha dicho que sin libertad no puede haber justicia social, y yo respondo que sin justicia social no puede haber libertad. Ustedes, compañeros, ha vivido la larga etapa de la tan mentada libertad de la oligarquía; y yo les pregunto, compañeros: si había antes libertad o la hay ahora. A los que afirman que hay libertad en los pueblos donde el trabajador está explotado, yo les contesto con las palabras de nuestros trabajadores: una hermosa libertad, la de morirse de hambre.

Y a los que nos acusan de dictadores, he de decirles que la peor de todas las dictaduras es la de la fatua incapacidad de los gobernantes.

Pero compañeros, cumplidas esas etapas, asegurada para los trabajadores argentinos la justicia social, y asegurada para el pueblo argentina la igualdad ante la Constitución y ante la ley, recordemos que nosotros, los gobernantes, ya hemos hecho todo lo que podíamos hacer para consolidar ese estado de cosas largamente ambicionado.

La palabra, ahora, es del pueblo argentino. El debe mantener esa Constitución y hacerla cumplir, y guay del que intente atravesarse por los caminos de la obstrucción en la voluntad del pueblo.

Vuelvo en este primero de mayo frente a los trabajadores argentinos, encontrándome en la posición más confortable en que puede estar un gobernante, cuya síntesis puede afirmarse al decir: he sido leal con mi pueblo y, Dios sea loado, mi pueblo a sido leal conmigo. 
Y al afirmar una vez más esta lealtad y esta sinceridad entre el gobierno de los trabajadores y el pueblo argentino, quiero recordar lo que tantas veces les he dicho desde la vieja Secretaría de Trabajo y Previsión: "Seamos unidos, porque estando nosotros unidos, somos invencibles, que la política no divida a los Sindicatos ni ponga a unos contra otros porque, el interés de todos es la causa gremial de los trabajadores por sobre todas las cosas.
Para terminar, quiero que llegue a cada uno de los compañeros de los tres millones de kilómetros cuadrados de nuestra Patria, la persuasión absoluta de que el gobierno de los trabajadores que tengo el honor de encabezar, ha de seguir imperturbable, paso a paso el cumplimiento de todo su plan. Pueden tener la seguridad de que no hemos de descansar un minuto y que, con la ayuda de ustedes, que son los encargados de crear la grandeza y la riqueza de la Patria, organizaremos una perfecta justicia distributiva para que el pueblo sea cada vez más feliz y nuestra Patria más grande y más poderosa.