febrero 28, 2013

El insulto en la política

A raíz de lo ocurrido  hace dos días, cuando en medio del plenario de comisiones que discutió el acuerdo con Irán, el dirigente el cuervo Larroque le gritó "Atorranta" en pleno debate a la diputada del pro Laura Alonso, es que me puse a reflexionar, excluyendo a la situación de la presidenta por ejercer el rol que ocupa, sobre el insulto en la política y en el debate publico.

Es que ya nos decía  Aristóteles en su retórica, que las palabras corrientes comunican lo que ya sabemos. Solamente por medio de las metáforas podremos obtener algo nuevo al comunicar ideas, sensaciones o imágenes para las que no tenemos palabras específicas. Pero en el caso del insulto (del latín insultāre, saltar contra, ofender) nuestras palabras están destinadas a ofender a alguien provocándolo e irritándolo ya que constituyen una conclusión en si misma. 


Constituyen parte de nuestra vida cotidiana también. Basta ver el tráfico urbano, los partidos de fútbol, en las broncas barriales para darnos cuenta de ello. Incluso en el ámbito intelectual, el propio Jorge Luís Borges nos detallo en “el arte de injuriar” con una a anécdota que la comparto. En un bar inglés,  dos tertulianos discutían sobre teología cuando uno de ellos le arrojó una copa de vino al otro, ante lo cual el ofendido se limitó a replicar, con notable flema inglesa: “Esto, señor, es una digresión; espero su argumento”
Pero es en el campo de la lucha política, tanta en el parlamento como las que se escenifican en los medios masivos de comunicación y en las redes sociales donde hay que prestar atención. En este sentido, es que para considerar un insulto se debe tener en cuenta los contextos comunicativos específicos y  la percepción que los destinatarios realicen de ese lenguaje ofensivo. Vamos, que los argentinos  sabemos muy bien que usamos expresiones que puteamos hasta para elogiar a las personas. “Que golazo metió ese hijo de puta” “Como canta ese guacho” “Que boludo que sos ehhh”. Son expresiones de moneda corriente en nuestros días y que en muchos casos, aunque no lo creamos, son percibidos dentro de un contexto de familiaridad y confianza.

Ya lo tenia claro Habermas cuando nos alertaba que el ataque ad personam, va en desmedro de la búsqueda cooperativa de consensos racionales entre los discursos. Algo que lógicamente puede encontrar su punto más álgido en contextos polarizados. Es decir, en este último, el insulto es mas propicio y recobra más valor porque los bandos opuestos tratan de legitimarse, especialmente a través de la estrategia de “nosotros” versus ellos”, con lo que se definen a sí mismos y a sus adversarios en la lucha por el poder y la influencia social en la esfera publica. No obstante, no es el escenario actual de la política argentina, donde asistimos y participamos en un contexto de partido predominante unipersonalista y sin embargo, pero y sim embargo: siguen siendo moneda corriente entre nuestros políticos.
.
Algunos ejemplos históricos que nos ilustren…




Cafiero atacó duramente a los radicales en la campaña y dijo."En la oposición son unos fenómenos y en el Gobierno una cagada".





 José Luís Manzano, dijo también en un discurso ante peronistas, que "Si el presidente continúa favoreciendo la usura, la banca y el Fondo Monetario, entonces se habrá trans formado en un gran hijo de puta para nosotros".






 
Pero el quizás el mas recordado por todos nosotros, sea aquel producido el día 1 de mayo de 1974, cuando con dos palabras. "imberbes" y "estúpidos", Perón rompió lazos con aquella "juventud maravillosa" encomiada desde el exilio.


  Conclusión:





“El insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe” dijo alguna vez Diógenes de Sínope.



 





     Es que en efecto, siempre nos hemos visto identificado con la premisa que sentencia que: recurrir al insulto y a la descalificación personal,  aun a vísperas de comprender el contexto, es la mera constatación de la falta de argumentos para sostener un debate público. Es demostrar que no tenemos la suficiente capacidad para honrar el lenguaje y respetar la palabra. Es reconocer que puede más el rencor personal que el valor institucional.

Schopenhauer nos diría: “Quien insulta pone de manifiesto que no tiene nada sustancial que oponerle al otro; ya que de lo contrario lo invocaría como premisas y dejaría que el auditorio extrajera su propia conclusión; en lugar de ello, proporciona la conclusión y queda debiendo las premisas”.



Del mismo modo que al insultado, en la participación en el espacio público, le cabe la responsabilidad de ponerse por encima de esos agravios. Responsabilidad que no siempre encuentra la posbilidad de ser ejercida, como nos revela Sebastian Bertran Lamas, director de Vab-Consulting., en la contestación de la diputada Laura Alonso.

Habiendo entonces trastabillado en la ecuación logica de la construccion del mensaje y, en cualquier estrategia de reputación personal en la esfera publica, es casi de carácter obligado a nuestro entender, como especialistas en Investigación & Comunicación pública, el establecimiento de la disculpa publica a modo de terminar con el infortunio acontecido.


Se aplicara esta máxima a los lideres de la Campora?

febrero 24, 2013

Espionaje político. Una herramienta de campaña electoral.


En diferentes escenarios podemos recurrir a  la investigación del opositor o aspirante a la sucesión, ya sea incluso, hasta del mismo partido o grupo de poder. Quizás, la diferencia se encuentra en el eufemismo planteado. En el primer caso, es posible maquillar la investigación bajo el velo de: “Auditoria de seguridad” que establece cualquier estamento dirigencial que mantenga responsabilidades publicas. Esta auditoria en realidad pone de manifiesto una forma de construcción política, en donde el contar con información privada del otro, puede ser utilizada para amedrentar (o modo de chantaje) para reducir las aspiraciones de competencia del investigado. Por mucho que entremos en la era de las TIC’s, los viejos resabios no dejaran de estar presentes.
 
Pero el caso que nos aboca, es el espionaje político como. herramienta de campaña electoral, nos.comentá Sebastián Bertran Lamas - Director de Vab-Consulting.(Investigación & Comunicación Pública)

Ya  en 1972 estallo el escándalo conocido como “Watergate” donde el equipo de campaña del Presidente Norteamericano Richard Nixon utilizo el espionaje telefónico como herramienta de campaña electoral, desencadenando la fatídica renuncia del presidente  el 8 de agosto de 1974.

En contextos de máxima tensión o de escenarios polarizados con importantes posibilidades para dos candidatos,  el recurso de investigar cualquier hilo de conducta censurable por parte de la opinion publica y  que permita desacreditar al otro, es casi una obligación metodológica para cualquier director de campaña. Es parte constitutiva del análisis FODA, donde debemos incorporar (War Room) la información recabada para que ella pueda nutrir al cuadro de operacionalización de objetivos en campaña electoral en el caso de decidir su implementación.

La misma, suele darse mayoritariamente, en un contexto donde un candidato vaya liderando la intención de voto y en los últimos meses, el otro candidato le arrebate el liderazgo. Entonces el clima de competencia ya es total y cualquier elemento, como la campaña negativa, entra en consideración.

No se trata de violentar la intimidad, se trata de saber el punto débil del adversario. No se trata de plantearnos una discusión moral. Se trata de acrecentar nuestros recursos en contextos de máxima competencia electoral. Quien se encuentre con el primer planteo, deberá saber que esta no en el lugar adecuado.

En este contexto, es que las agencias de investigaciones o detectives privados, encuentran su posibilidad de saltar a la palestra laboral. Escuchas telefónicas, seguimientos en automóviles, grabaciones, fotos y videos adquieren relevancia y poder propio durante estos meses. Y es que la tecnología actual no conoce limites para este propósito.





La máxima aplicable y que nos permitirá contar con un extraball, seria la posibilidad de poder contar con un “topo” en el otro comando de campaña opositor, situación poco probable debido a que los candidatos, sobre todo en países latinoamericanos, suelen rodearse de personas de máximas confianza que construyen el andamiaje de lealtades políticas. Pero lo que si podemos contar o esperar, es que siempre puede existir un personaje (o familiar del mismo) descontento o relegado de protagonismo, motivado por sus deseos de venganza, dispuesto a infringir un daño a su actual jefe. "Ese es un tendón de Aquiles, un Judas escariote que cualquier jefe de campaña tiene la obligación técnica de encontrar" - nos comenta Sebastian Bertran Lamas.


Las investigaciones no solo abarcan al pasado del candidato sino al presente de su entorno más cercano. Esposa, hijas, padres, familiares y amantes deberán estar a resguardo durante estos meses de extrema exposición pública por parte del candidato. Por ello, es de vital importancia que el director de una campaña pueda saber todos los puntos flojos del candidato, a  fin de tomar las medidas pertinentes que impidan o minimicen cualquier riesgo.

Si los efectos se consideran poco probados o contraproducentes para quien encarga la investigación del rival, difícilmente verán la luz los datos arrojados. Es decir, nada más lejos que la pretensión de comprobación de verdad sobre lo ocurrido, sino más bien, si cumplen el objetivo de perjudicar la credibilidad u honorabilidad del otro. Ese es el criterio que prepondera a la hora de establecer luz verde al filtrado de información hacia la prensa. Si daña y no nos salpica, adelante! 

Pero también hay un limite, se trata de establecer un daño que quite al rival de su lugar en la campaña pero no que le imposibiliten el ejercicio de la función publica de por vida. Es como que existen ciertos códigos dentro de al estructura política que se preservan porque uno nunca sabe de que lado se va encontrar en el día de mañana. Este es un elemento vital que caracteriza a la política de nuestros días. Difícilmente se publiquen fotos de un ministro esnifando cocaína o una entrevista con su dealer, pero si quizás, se publiquen datos de cómo ese ministro gestiona a favor de determinada empresa un contrato con el estado.

Como actuar si descubrimos que estamos siendo investigados? Hay que hacer la denuncia a la comisaría más cercana para que de inmediato constate la situación y luego, solo luego, hacer una rueda de prensa condenando este tipo de comportamientos. Si bien los que practican la política saben que es moneda corriente y que nada tiene que ver con aspectos de legalidad o no, al grueso de ciudadanos aun les continúa pareciendo una actividad censurable y a ellos es a quienes debemos dirigir nuestro mensaje.

febrero 16, 2013

Filtraciones de prensa: una herramienta de comunicación política.


    Es bien sabido que los medios de comunicación destinan numerosos esfuerzos a realizar sus propias investigaciones tratando de conseguir la información que les de la exclusiva.
A veces, estas investigaciones, ni siquiera entran en juego gracias a las famosas “Filtraciones de prensa” que suelen practicar las organizaciones públicas, privadas y en especial: los políticos. 




Ni el vaticano esta exento de este tipo de artilugios en materia de comunicación, siendo un claro ejemplo de ello, el famoso caso de los documentos clasificados.
 

    









En general, estas filtraciones tienen como objetivo generar repercusiones en la sociedad misma y en todos aquellos actores involucrados, intentando lograr una cadena de afectaciones para pasar a la primera plana de manera espectacular, siendo  recreado por las distintas opiniones y afirmaciones (o no) de los protagonistas involucrados.

Todo medio y canal de comunicación es valido para practicar el “Filtering”, desde grabaciones de audio y videos hasta mensajes alertando sobre donde va acontecer el hecho o acontecimiento.

Pero cual es el la meta de una filtración política dentro de un plan de comunicación político?
Sin duda alguna es el posicionamiento. Que como ya sabemos: “Nada en política es casual Nos advierte Sebastian Bertran Lamas -  Director de Vab- Consulting

Esta meta puede contener sus  objetivos específicos que a grandes rasgos podríamos resumir:
  • Como disparador de notoriedad para que el candidato o político ocupe la escena pública.
  • Establecer información oculta por parte de algún político o candidato en particular.
  •  Como huida hacia delante cuando algún candidato o político se encuentra en la palestra del escenario público, entonces intenta generar revuelo con otra información que comparta importancia en la opinion pública a través de alguna filtración sobre otro actor político o tema sensible.
  • Como arma electoral en caso de establecer una estrategia de campaña negativa sobre algún candidato.
  •  Desde el gobierno, cuando una filtración puede actuar como el famoso y conocido “Cortina de humo” para desviar la atención de la opinion publica.

Aún teniendo en claro cual es nuestro objetivo debemos tener garantía  de que al menos contamos con dos condiciones "sine qua non" para establecer una filtración exitosa:

  • Para que la filtración sea efectiva, toda estructura u organización publica debe contar con al menos algún responsable que este en el paño de los medios de comunicación y que haya sabido construir lealtades con distintos periodistas que jamás revelaran su fuente de información.
  •  El “Filtering” requiere de una responsabilidad ya que esta en juego la reputación y la viabilidad de una organización o de un equipo político ya que los periodistas están obligados a verificar la información, consultar otras fuentes informativas para luego redactar la información pertinente. Es decir, hay que tener garantía que el fregado no nos terminara salpicando luego a nosotros mismos. "Nadie puede apelar a su propia torpeza”. - concluye Sebastian Bertran Lamas.


Esta claro entonces, que no es casualidad la filtración del encuentro del gobernador de la prov. De Buenos aires con el ex vicepresidente: “Traidor a la patria” (según el decálogo kirchnerista) de la actual mandataria de gobierno.
Estimamos que probablemente el equipo estratégico del gobernador apunta a dos objetivos claros:

  • Posicionarlo como una fuente de dialogo y consenso constante, aún con representantes y fuerzas opositoras. Dos valores sobre los cuales la imagen y reputación de Daniel Scioli intentara crear su base de aceptación pública.
  • Sin duda y  pensando en las posibles repercusiones políticas, el grado de confrontación que le aportaran los lugartenientes del modelo, como pueden ser Mariotto y Luis D'Elía que al hacer calificaciones ofensivas publicas, como pueden ser "Judas se ahorcó", son consideradas desde el staff Sciolista, como declaraciones favorables a la imagen y reputación del gobernador que lo siguen posicionando como un actor por encima del conflicto.

febrero 05, 2013

II Edición de "Promesas Electorales"


Desde el corazón mismo de Barcelona, surge esta ingeniosa idea que permite descubrir y mostrar al mundo,  todo el talento inmenso que hay en el mundo de la consultoría política.

Es un certamen internacional, que en su II edición,  además de contar con un jurado de lujo, busca premiar a la mejor campaña electoral dentro de los casos asignados.

Para inscribirte o recibir mas información, te acercamos el contacto: 


Dedicación, esfuerzo y mucha suerte a todos los participantes ;-)