Los 7 pecados de Diego A. Maradona

Posted by SEBASTIAN BERTRAN LAMAS on 6:00 a. m. with 1 comment

    

      Si bien, no suele ser el área temática en el que nos desenvolvemos, si podríamos trazar una analogía entre los servicios que prestamos y, la necesidad de ser utilizados ya no solo por políticos sino también, por personas con alta influencia en la opinión publica y, por ende, en la sociedad de nuestros días. Tal es el caso, de nuestro querido y único Diego Armando Maradona (DM). Cabe llamar la atención, que para este estudio, es tomado como un simple mortal a fin de no herir continuas susceptibilidades.
Nuestra visión, se ciñe en la focalización de las estrategias que incluyen todo el conjunto de acciones destinadas a una posible negociación entre los diversos actores (DM y JG), visualizando sus posibles evaluaciones y sus continuos logros en el desarrollo de las mismas. Partimos también, de la supuesta situación de SUMA 0 (lo que gana uno lo pierde el otro: es decir, intereses contrapuestos) en la que  se encuentran los protagonistas. No obstante, y sin apremio de ser considerados falto en nuestro rigor, no realizaremos ninguna descripción detallada de los acontecimientos, al ser estos, de conocimiento público y notorio.

Los 7 pecados capitales:

  1. No contratar los servicios de un consultor:
                                                                    Nos hubiésemos ahorrado los pecados siguientes. Hoy, hace falta un profundo conocimiento de los tiempos en las negociaciones de cara a la O. Pública. Una visión mas sosegada, permite poner en la mecedora (en la cuna) las cuestiones de vital importancia. Como nos alerta Sebastian Bertrán Lamas – Director de Vab-Consulting: “De algún modo u otro, a la hora de negociar, no vemos las cosas como son, sino como somos nosotros”. 

  1. No preparar la negociación:
                                               Todo es un proceso, con máximas y mínimas. Lo importante, es utilizar juegos dialécticos que nos garanticen al menos 2 o 3 encuentros. DM no fue a negociar, sino a imponer su voluntad basada en la legitimidad que le otorga su trayectoria, el apoyo presidencial y, sobretodo, el amor incondicional de todos los argentinos.

  1. Perder la referencia externa:
                                                  Nunca hay que olvidar con quien estas negociando. Siempre hay que tener referencias externas e incorporarlas a nuestro FODA. En este caso estaba claro: se sabía quien era JG, con que apoyos contaba dentro de la comisión directiva de la AFA y, sobretodo, que exigiría cambios para poder continuar con la gestión de DM.                                    

  1. Posicionamiento errado y enfrentado:
                                                             Una cosa son tus hábitos, tus costumbres, tus modos otra muy distinta es encontrar tu posición en la negociación Se trata de ser y parecer el mejor. En donde en todo momento, el buen señor negociador sabe elegir su papel.  Un papel que estará signado por la percepción que los demás tienen de ti, y no como eres tú. En este orden a DM se lo noto siempre esquivo, dubitativo, dolido y quebrado pero altamente convencido de sus estrategias y acciones que lo llevaron a aquel fatídico 4-0. Sin signos de arrepentimiento alguno, solo quedo sujeto  a su propio casillero dentro del tablero. Sin capacidad de negociar: que se podía esperar de su estrategia? DM sigue convencido de que el espectro que el debe ocupar en el imaginario colectivo como técnico de la Selección, es la de aquel que pudo conseguir la conformación de un grupo humano de añorable calidad, teniendo como principal basa: el amor por la camiseta de la selección argentina. Es cierto, durante la jornada mundialista, este era el posicionamiento adecuado, pero a la hora de negociar el escenario ya no era el mismo, por tanto el posicionamiento debió haber sido la de alguien que iba a explicar porque se perdió como se perdió y que se podría llegar a hacer para volver evitar caer en los mismo errores.
“Enfrente no convences a nadie” nos recuerda Sebastian Bertrán Lamas: -  “Es mejor que lo sientes al costado o en una mesa redonda”  Desde la llegada a argentina, su continua reclusión y retrasos a las debidas reuniones, la estrategia elegida fue la de la confrontación sin nexos visibles de posibles acercamientos para charlar del tema.

  1.  Nunca digas lo que te interesa:
                                                    Siempre habla primero de las cosas (flecos) que no te interesan realmente, ya que lo que si es de vital importancia para ti: “Siempre ha de ser un secreto y, como tal ha de guardarse” – nos alerta Sebastian Bertrán Lamas. Por tanto, hay que jugar con los flecos, pactar las cosas que no nos gustan y explotar al máximo nuestros tesoros. DM días previos, grito por todos los vientos que era lo que realmente le interesaba: mantener los códigos acerca de sus compañeros de trabajo. Es decir, puso en evidencia su real objetivo y no el de continuar dirigiendo a la selección. No guardo el secreto!

  1. Nunca amenaces ni pongas condicionantes públicos:
                                                                                   DM quedo preso de sus propias palabras, al amenazar el fin de la negociación si le tocaban su secreto. Pues de no haber cometido el error 6, pues todo se resolvería en otra encuentro luego de previo análisis de las propuestas elevadas. Desde Vab-Consulting, siempre aconsejamos poner lo nuestro en presente y lo de los demás, en condicional. Nosotros podemos evaluar la posibilidad de realizar algunos cambios, siempre y cuando seamos nosotros quien elijamos a los nuevos colaboradores por Ej., es decir “Si tu haces tal cosa, nosotros haremos tal otra”    
                                                      
7) No dejar puertas abiertas:
                                                          Quizás el peor pecado de todos, es nunca dejar una puerta abierta para la continua negociación. DM dejo bien claro que hay cosas que no se negocian (debido al pecado Nº 2 cometido) y allí se cerraba toda posibilidad de dialogo futuro. Error fundamental, siempre dejamos las puertas abiertas al dialogo intentando dos cosas fundamentales:
  • Toda buena negociación es aquella en donde el otro es el que sale vencedor
  • El fin de la negociación no es llegar a un acuerdo, sino conseguir tu objetivo.

Pd: perdón por lo escueto del análisis… no obstante, siempre voy a querer al ídolo!!!