Néstor… el empresario hotelero…

Posted by SEBASTIAN BERTRAN LAMAS on 2:51 a. m. with No comments



Cuando lo privado no puede ser público

Como anticipábamos anteriormente, la salida del titular del BCRA nos dejaría algún que otro tipo de comentario a futuro: o tomaba conciencia de cual era su relación de fuerzas y se llamaba a silencio o, intentaría infligir algún daño a quienes, según él, lo echaron despóticamente.
Ahora sabemos cual fue la carta que se ah guardado martín en este caso. Digo de mal modo guardado porque a fin de cuentas… no se guardo nada y, casi de manera impulsiva, lo soltó en tiempos en donde el hecho significante es su destitución. Lo cual, demuestra “su ingenuidad en política” ya que esta reseña de información privilegiada, se la hubiera guardado para poder ser ventilada en momentos de campaña donde infligiera mayor daño al posible candidato del FV.
Pero más allá de tácticas y estrategias, lo que a cualquier consultor político del futuro candidato opositor le tiene que quedar en su mente, es la capacidad de asociar los valores distantes que representa esta situación para Néstor Kirchner.
Si no se trata de discutir el marco legal, lo cual convengamos que si lo es también es legítimo, puesto que estas normas son acatadas validamente. De lo que se trata es de asociar los valores, sentimientos, actitudes, gestos que esta acción representa.
A saber:

1.LA LEJANIA CON LA GENTE:
                                                           En un contexto de plena crisis internacional: (que por décima vez repito, Argentina esta fuera del contexto casi mundial en términos de transacciones económicas) la idea de que alguien pueda comprar y realizar una inversión de 2.000.000 de USS en un país, donde la media de sueldo es de 700uss ya de por si, nos resulta raro o cuando no, algo lejano. La gente no se identifica con una persona que tiene a su disposición tal cantidad de dinero, lo ve como algo lejano. Aquí es donde hay que explotar en términos de comunicación política el transfondo que este nuevo episodio nos deja: la lejanía de los Kirchner con respecto al ciudadano medio (por no utilizar común y se me tilde de partidista).

2.EL VALOR ESFUERZO-PATERNAL:
                                                                     Es decir, si de por si vemos que este tipo de inversiones no son para nada comunes, cuando menos lo esperamos, es que provenga de un ex - presidente de la nación. En tiempo en donde Arg. viene de vivir la peor crisis en democracia que se recuerda, los valores que nos acercan son la solidaridad, el esfuerzo, la fortaleza, la tenacidad y no creo que sean la especulación, la inversión, el ganar dinero. El común de los mortales no realizamos una inversión de esta cantidad de dinero y a la vez manejamos un país en crisis (y no me vale que me digan que ya no es presidente). Es evidente que, o 2 millones no son nada para él y tiene asesores que hacen todo por él o, no le importa mucho el estado de crisis de la argentina: pero la cabeza en ambas sitios a la vez resulta cuando no dudosa. Menos que nos quieran hacer creer que el en ese momento era un importante empresario exitoso dedicado al turismo. Pues no lo vi. en ningún sitio hablando de cómo va a ser la temporada de invierno, o Uds. si?

3.La exposición sin pudor:
                                            Lo chocante que resulta para el ciudadano medio, el manejo de cifras por parte de sus gobernantes. Si uno es un outsider, como el caso de Paquito (según lo califica mi amigo Esquivel) poco tenemos que objetar. Si uno viene en cambio, de las raíces de la militancia contra la dictadura, del exilio y de la mística peronista, en completa disonancia con la era Menemista, lo que menos nos esperamos, es que esta clase de gente tenga tanto en común. Uno se hace la pista con fondos públicos, otro compra hoteles habiendo vivido toda su vida de la función pública. No resulta raro? Un buen consultor enviaría cuando no, algún periodista amigo a intentar realizar una entrevista a Néstor en calidad de importante empresario hotelero.

    En definitiva, esto nos tiene que servir para una vez más, mostrar que los problemas de la familia Kirchner no son los problemas de la familia común argentina y, de que el discurso de: "has lo que yo digo pero no lo que yo hago" sigue estando a la palestra de los políticos argentinos.Si fuera un hombre de bien, debería guardar todas sus inversiones privadas para cuando él y su querida esposa abandonen la quinta de olivos.
  Estos son los pilares que un buen consultor político debería explotar (entre tantas otras) en materia de comunicación en la próxima campaña electoral.