El legado de "UREÑA"

Posted by SEBASTIAN BERTRAN LAMAS on 2:16 p. m. with No comments


   Hace unos días, participaba en el blog de “todo marketing político”. Allí  se planteaba: cuales eran los principales argumentos con los que cuentan los consultores, a la hora de convencer a los diferentes políticos para ser contratados. Además de mi pequeño aporte, hoy quiero mostrar otro ejemplo muy claro.
El domingo de descanso, luego de unas crujientes tostadas con mermelada y, por supuesto el famoso Capuccino con espuma, me aboque a la inmensa tarea de intenta leer material que llega a casa: publicidades, revistas, libros, anuncios, etc. Todo con la prisa justa, antes de que empezara la carrera.
Me llamo la atención, el siguiente anuncio impulsado por Montilla en el transcurso de esta semana:


   Ahora me gustaría que lo lean (hacer click sobre la imagen) con atención y detenimiento…Siempre y cuando, nadie se duerma en el intento!!!! Es decir… pasaron del 4 párrafo? Alguien puede decirme cuanto dinero van a invertir en el POL?
En principio, este tipo de documento es compartido con los militantes del mismo partido, luego se hace masivo. En todo caso, este constituye uno de los mejores ejemplos para justificar nuestra existencia en materia de asesoramiento político.
Aquí recordé, la bien apreciada economía de la atención, pero por sobre todas las cosas, el famoso legado de “Ureña

Es decir, en un solo afiche intentar decir 7 conceptos o ideas (30 en este caso) para ser visualizadas en 1 minuto, es una pérdida de tiempo. Conclusión: 0
La audiencia: Pasa de  página - No recuerda datos - No recuerda cifras - No hay conflicto por tanto no hay conexión - NO habla del nosotros - etc.…. Podría seguir enumerando los infinitos errores que lleva implícito este modelo de vender este mensaje.

Por tanto, un modo distinto y más acorde con los tiempos actuales de comunicación política, seria el siguiente:

Reduce todo cuanto quieras comunicar a 3 conceptos o ideas como máximo, pues solo tienes 1 minuto para captar la atención, para conectar y para convencer.





   Recuerda, el legado de “Ureña” es sutil, sencillo pero tremendamente efectivo!!!