Filtraciones de prensa: una herramienta de comunicación política.

Posted by SEBASTIAN BERTRAN LAMAS on 5:19 a. m. with No comments

    Es bien sabido que los medios de comunicación destinan numerosos esfuerzos a realizar sus propias investigaciones tratando de conseguir la información que les de la exclusiva.
A veces, estas investigaciones, ni siquiera entran en juego gracias a las famosas “Filtraciones de prensa” que suelen practicar las organizaciones públicas, privadas y en especial: los políticos. 




Ni el vaticano esta exento de este tipo de artilugios en materia de comunicación, siendo un claro ejemplo de ello, el famoso caso de los documentos clasificados.
 

    









En general, estas filtraciones tienen como objetivo generar repercusiones en la sociedad misma y en todos aquellos actores involucrados, intentando lograr una cadena de afectaciones para pasar a la primera plana de manera espectacular, siendo  recreado por las distintas opiniones y afirmaciones (o no) de los protagonistas involucrados.

Todo medio y canal de comunicación es valido para practicar el “Filtering”, desde grabaciones de audio y videos hasta mensajes alertando sobre donde va acontecer el hecho o acontecimiento.

Pero cual es el la meta de una filtración política dentro de un plan de comunicación político?
Sin duda alguna es el posicionamiento. Que como ya sabemos: “Nada en política es casual Nos advierte Sebastian Bertran Lamas -  Director de Vab- Consulting

Esta meta puede contener sus  objetivos específicos que a grandes rasgos podríamos resumir:
  • Como disparador de notoriedad para que el candidato o político ocupe la escena pública.
  • Establecer información oculta por parte de algún político o candidato en particular.
  •  Como huida hacia delante cuando algún candidato o político se encuentra en la palestra del escenario público, entonces intenta generar revuelo con otra información que comparta importancia en la opinion pública a través de alguna filtración sobre otro actor político o tema sensible.
  • Como arma electoral en caso de establecer una estrategia de campaña negativa sobre algún candidato.
  •  Desde el gobierno, cuando una filtración puede actuar como el famoso y conocido “Cortina de humo” para desviar la atención de la opinion publica.

Aún teniendo en claro cual es nuestro objetivo debemos tener garantía  de que al menos contamos con dos condiciones "sine qua non" para establecer una filtración exitosa:

  • Para que la filtración sea efectiva, toda estructura u organización publica debe contar con al menos algún responsable que este en el paño de los medios de comunicación y que haya sabido construir lealtades con distintos periodistas que jamás revelaran su fuente de información.
  •  El “Filtering” requiere de una responsabilidad ya que esta en juego la reputación y la viabilidad de una organización o de un equipo político ya que los periodistas están obligados a verificar la información, consultar otras fuentes informativas para luego redactar la información pertinente. Es decir, hay que tener garantía que el fregado no nos terminara salpicando luego a nosotros mismos. "Nadie puede apelar a su propia torpeza”. - concluye Sebastian Bertran Lamas.


Esta claro entonces, que no es casualidad la filtración del encuentro del gobernador de la prov. De Buenos aires con el ex vicepresidente: “Traidor a la patria” (según el decálogo kirchnerista) de la actual mandataria de gobierno.
Estimamos que probablemente el equipo estratégico del gobernador apunta a dos objetivos claros:

  • Posicionarlo como una fuente de dialogo y consenso constante, aún con representantes y fuerzas opositoras. Dos valores sobre los cuales la imagen y reputación de Daniel Scioli intentara crear su base de aceptación pública.
  • Sin duda y  pensando en las posibles repercusiones políticas, el grado de confrontación que le aportaran los lugartenientes del modelo, como pueden ser Mariotto y Luis D'Elía que al hacer calificaciones ofensivas publicas, como pueden ser "Judas se ahorcó", son consideradas desde el staff Sciolista, como declaraciones favorables a la imagen y reputación del gobernador que lo siguen posicionando como un actor por encima del conflicto.