Tanto maldecir al Carlos...

Posted by SEBASTIAN BERTRAN LAMAS on 6:21 a. m. with 3 comments



Nunca pensé que a partir del estudio sistemático de las diferentes campañas electorales, podamos observar algunas repeticiones tan cercanas en el tiempo. Tanto el Menemismo como el Kirchnerismo, son fagocitados por las propias reglas de la política en general y, de su forma como expresión del justicialismo en particular. 
“La historia se repite dos veces“ - Profesaba Hegel, pero un joven Marx en un intento de superación de su maestro agrego: “Una vez como tragedia y la otra como farsa”. Así da comienzo a uno de los libros que más leí y releí en mi corta vida (hasta 15 veces ya): El 18 de Brumario de Luis Bonaparte. En este caso en particular, se repite la metodología y no los contenidos. No obstante, no podemos afirmar cual es la tragedia y cual es la farsa. Solo el juicio de la historia pondrá en su lugar las cosas.
Lo que cabe preguntarse es: Son los medios tan válidos entonces para lo que consideramos por consenso actual: lo peor que paso a la Argentina (Menemismo) como para pensar lo mejor que esta pasando a la Argentina (Kirchnerismo). La respuesta parece ser clara: "Si, son herramientas tan válidas ayer como hoy.  Nos permite identificar cuales son las motivaciones que nos llevan a votar a determinados candidatos y no otros. Y, entre tantas de ellas, nos encontramos con unas que evocan y llevan implícitas las ideas de CAMBIO y, otras que conllevan las ideas de CONTINUIDAD." declara Sebastian Bertran Lamas - director de Vab-consulting.
Si bien, son identificaciones de corte netamente coyuntural, las mismas se repiten a lo largo de la historia, mostrándonos a las claras, que lo que ayer garantizo el éxito electoral, hoy puede significar un verdadero fracaso en materia de elecciones. Corresponde al candidato y a su equipo, determinar en el posicionamiento: “Cual es el significado político que pretende ocupar el candidato o cual es el significante que reclama la sociedad en el estado actual de la coyuntura”.Así, los votantes que se identificaron con la “Promesa del cambio” con el Kirchnerismo en el 2003, hoy son los mismos que se identifican con “La continuidad del modelo” para este 2011. Se evidencia entonces, que la misma expresión del justicialismo hoy, puede expresar una cosa y 4 u 8 años después, radicalmente otra.
Pero el aprendizaje no termina acá, sino que recordemos lo paradójico desde el punto de vista metodológico: En el año 95’, en plena reelección de Carlos: este ocupaba el posicionamiento en defensa clara del modelo: se privilegiaban cuestiones económicas tales como la estabilidad y la convertibilidad. Por su parte la oposición, de la mano de Horacio, ocupaba el posicionamiento que claramente denunciaba la corrupción, la falta de dialogo total y el avasallamiento de los distintos poderes por parte del poder ejecutivo.
No voy a contarles aquí como término la historia, que es bien sabida por todos. Solamente voy a comentarles: que al Menemismo como al Kirchnerismo no los une el espanto, sino el movimiento (el cual profesa los mismos métodos).Hoy como ayer, la estrategia de Los K, es ocupar el posicionamiento en defensa clara del modelo: se privilegiarán cuestiones económicas tales como la inclusión social y la creación de empleo. Y, hoy como ayer, de la mano de lo que dice llamarse oposición, intentaran posicionarse como los denunciantes de la alta corrupción, la falta de dialogo y el avasallamiento de los distintos poderes por parte del poder ejecutivo.
En definitiva, la historia parece repetirse con distintos actores… tanto maldecir al Carlos que me pregunto: terminaremos maldiciendo al Néstor?
Categories: